Rafael Macarrón crea personajes únicos que reclaman todo el protagonismo de cada obra y que encarnan a un tiempo lo universal y lo irrepetible.

Podemos observar los estudios del cuerpo de los protagonistas, hombres y animales de piernas demasiado delgadas como para soportar el peso de sus cabezas. Las figuras siempre se asientan sobre un fondo neutro, azul, rosa, verde agua, y en cada escena, la línea que corta el plano vertical del fondo con el plano horizontal, es la única línea que reconocemos como característica de nuestro mundo.

En sus cuadros, Macarrón crea escenas oníricas y un mundo de personajes insólitos que a pesar de su dramatismo y deformidad desprenden ternura y amabilidad. Con un estilo y lenguaje definido, su pintura es fluida, fresca y armoniosa en su conjunto. Influido por el cómic, la pintura española de los 50 y los 60, la obra de Dubuffet, Fraile, Matta o Quirós, Macarrón se convierte en un referente de la pintura de nuestro tiempo.
Macarrón, ganador del primer premio de pintura BMW en 2011, ha participado en numerosas ferias como Context Art Miami, ARCOmadrid, Zona Maco, ArtBo, Art Miami o Art Moscow.